Otras actividades


Charla-coloquio
Pareja o revienta
El amor a cualquier precio


A cargo de:
Josep Maria Blasco

Día y hora:
Jueves 6 de octubre de 2022 a las 19.00

Lugar:
Aulario del EPBCN
C/ Balmes, 32, 2 1, 08007 Barcelona

Información e inscripciones: 93 454 89 78, secretaria@epbcn.com

Se nos repite, por todas partes: «Lo mejor es tener pareja»; «Todo el mundo quiere vivir el amor entre dos personas»; «Una familia es para siempre»; «Esta familia es nuestra fortaleza»... Tener pareja, por lo visto, es algo que debe de ser fabuloso, absolutamente fantástico: es «lo mejor», lo que «todo el mundo quiere», etcétera. Ahora bien: a pesar de todo aquello con lo que se nos bombardea incesantemente, ¿es realmente así? ¿Es verdaderamente «lo mejor», tener pareja? Es más, ¿es necesario tener una? ¿No habrá otros modos de vinculación que pueden ser, para algunas personas, perfectamente satisfactorios? Si examinamos la cuestión con suficiente detalle, empezamos a vislumbrar que no se trata tanto de que tener pareja sea «lo mejor», sino de que tener pareja aparece como algo obligatorio. «Todo el mundo quiere» tener una: si no se tiene una, no se forma parte de «todo el mundo»: uno es rarito, friki, en definitiva, un desgraciado; hay que ponerle remedio a la situación cuanto antes. Además, se está suponiendo que hay algo que es «lo mejor» para «todo el mundo», como si existiesen las soluciones universales para una problemática tan compleja y delicada como la de las vinculaciones, como si existiese una dieta que le sienta bien a todo el mundo, one size fits all, una especie de monoteísmo amoroso. Quizás tener pareja sea «lo mejor» para uno y, en cambio, no lo sea para otro. Quizás a algunos les siente bien tener pareja, y otros hagan siempre un desastre con el asunto. Quizás haya personas que vivirán mejor, muchísimo mejor, si dejan de empeñarse en tener pareja, y se centran, en cambio, en lo que realmente les funciona. Cada uno tendrá que ir viendo, sin prejuicio ni inercia algunos, qué resulta ser lo mejor para uno mismo. No lo que le han dicho a uno que es «lo mejor». No lo que los propios padres, amigos o compañeros, o la sociedad entera, esperan. No un ideal, sino lo que realmente le sienta a uno bien, lo que se compone con el propio cuerpo, lo que aumenta la potencia de actuar, la fuerza de existir (Spinoza). Y, para eso, habrá que revisar algunas cuantas cosas. Por ejemplo, la noción de que el vínculo de pareja es «lo más importante». Aquí las ideas de la anarquía relacional, por extraer sólo un ejemplo de un ámbito mucho más vasto, nos pueden llegar a ser de gran ayuda. La charla-coloquio, de una hora de duración (aprox.), estará a cargo del psicoanalista Josep Maria Blasco.

Copyright © EPBCN, 1996-2022.